La digitalización del mercado mundial ha sido uno de los fenómenos del siglo XXI que más consecuencias directas ha provocado en los métodos de compra y venta utilizados por parte de empresas y usuarios. Se ha hecho realidad la implantación progresiva de la digitalización del mercado hipotecario, las denominadas “hipotecas digitales”. Realmente se trata de crear un nuevo diseño en las operaciones de préstamo para la adquisición de una vivienda. Se quiere transformar una de las operaciones financieras con más tradición entre banco y el ciudadano y que genera mucha tensión y desgaste entre el cliente y su entidad bancaria puesto que requiere de tiempo, trámites, coste y poca transparencia.

Rebaja de plazos

Aunque todavía están una fase de adopción incipiente, la firma de las primeras hipotecas digitales supone el primer paso en la transformación tecnológica de operaciones bancarias en las que el componente relacional y la interacción física ha sido, hasta ahora, esencial.
En ningún caso se trata de un crédito online inmediato. Con la tramitación de la hipoteca digitalmente se quiere simplificar la dificultad y el tiempo del proceso de constitución de la hipoteca y rebajar a la mitad el plazo de concesión del crédito, dejándolo en 3 o 4 semanas.

Personalización

Destaca la personalización de este producto hipotecario para cada cliente, lo que significa que hay que proporcionar toda la información necesaria bien respecto al inmueble que quiere financiar (tasación del bien, características de la zona, precio medio de la vivienda en esa zona), bien para el proceso legal (documentación, aprobación, registro).
Tradicionalmente en esta tramitación participan dos agentes: el notario y el registrador.

Ahora bien, gracias al uso de la tecnología de identificación digital, los “smartcontracts” permiten garantizar la verificación y firma de los documentos legales con todas las garantías jurídicas, pudiendo llegar a eliminar la presencia de fedatario público alguno (Reino Unido). Por otro lado, la puesta en marcha de registros de la propiedad descentralizados que usan la tecnología blockchain -como ya sucede en Suecia- permite salvar el obstáculo de la inscripción registral, favoreciendo el salto digital en estas transacciones.

Triple colaboración

La llegada de las hipotecas digitales a Europa va a permitir, paralelamente, una triple colaboración entre bancos, compañías FinTech y empresas inmobiliarias. La digitalización hipotecaria va más allá del sector financiero pues influye directamente en el sector inmobiliario.
En este sentido, aparece el “PropTech” (unión de los términos “property” y “technology”) está favoreciendo un cambio de modelo de negocio en las inmobiliarias, pues lo que buscan es innovar y aportar valor añadido a través de la tecnología en el sector inmobiliario.

Pedro Martín Molina

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here