El turismo aportó 172.900 millones de euros a la economía española en 2017, un 5,7 % más que en 2016, según el informe anual del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC). Entonces, bien se merece un Ministerio propio de turismo, tal y como aconsejó Gabriel Escarrer, de Meliá, el pasado 22 de mayo en un encuentro organizado por ElEconomista en la sede de la Bolsa. Además, Escarrer habló sobre el polémico “alquiler turístico”, señalando que “este fenómeno ha venido para quedarse pero tenemos que decidir a nivel país como queremos crecer con ese modelo”.

España recibió 82 millones de turistas internacionales que gastaron en el país 60.156 millones de euros en 2017, según datos del Banco de España. El lugar donde se hospedan ha crecido también y en 2016, por primera vez, las plazas en viviendas turísticas (362.493) superaban las plazas hoteleras (330.258), según datos de Exceltur.

Desde que entró en juego el alquiler turístico, que mezcla normas estatales, autonómicas y municipales, ha puesto en jaque al sector hotelero. Por lo que urge la unificación de criterios legales en el alquiler vacacional. Las grandes ciudades están viviendo el fenómeno de los apartamentos turísticos de forma dispar. Estas son las regulaciones de las principales ciudades españolas, según datos del portal Idealista:

Madrid

El Ayuntamiento está preparando el futuro Plan Especial de Implantación de Uso de Hospedaje con el objetivo de que a los propietarios que alquilen su piso más de 90 días al año se les exija una licencia urbanística que irá ligada a una serie de requisitos. Los alojamientos turísticos ubicados en el distrito centro y los barrios aledaños tengan un acceso independiente desde la calle, como un establecimiento hotelero. El plan especial de alojamientos turísticos, que plantea en su borrador dividir la ciudad en cuatro áreas, prevé aprobarse definitivamente en Pleno en los meses de noviembre o diciembre.

Palma de Mallorca

A partir del mes de julio los propietarios de un piso o apartamento situado en Palma no podrán alquilar su vivienda a turistas; prohibirá definitivamente los pisos turísticos en toda la ciudad. Palma solo permitirá el arrendamiento a viajeros en las viviendas unifamiliares (casas aisladas o chalés) excepto los situados en suelo rústico protegido, en el entorno del aeropuerto y en áreas de uso no residencial como los polígonos industriales.

Barcelona

Con la normativa de 2017se establecían cuatro zonas en la ciudad para distribuir la oferta de establecimientos turísticos: en la zona 1, que abarca gran parte del casco histórico, no se darían nuevas licencias y todos aquellos pisos que cesasen su actividad no serían repuestos. En la zona 2, solo se otorgaban si otro proyecto cesaba previamente, y las zonas 3 y 4, en el extrarradio, crecerían con límites.

¿Alquiler vacacional o larga temporada?

A priori el alquiler de larga temporada supone menos rentabilidad y riesgos más altos (morosos, destrozos, ocupaciones ilegales, etc.), y aunque se prohibiera el alquiler vacacional, muchas viviendas no pasarían automáticamente al mercado de larga duración. Si bien, esta tendencia está dejando fuera a los agentes más débiles. A lo que se suman las especulaciones con las viviendas por parte de bancos y fondos buitres. En este sentido, y según los últimos datos, los grandes inversores solo gestionan el 3% de las viviendas en alquiler, por lo que su escaso peso en el sector contradice a quienes culpan a estas sociedades de la subida de las rentas.

¿Comprar o alquilar?

El último estudio de Fotocasa confirma la tendencia a pensar de nuevo en comprar: aumenta un 40% el sentimiento de que alquilar es tirar el dinero y 5 de cada 10 españoles consideran que, con la subida de los alquileres, compensa más pagar una hipoteca que un alquiler.

Esta subida de las rentas se debe principalmente a que el aumento de la demanda no se ha correspondido con la oferta en la misma proporción y al efecto de los pisos turísticos en algunos barrios de las grandes ciudades.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here