La Comisión de Pagos e Infraestructuras de Mercado perteneciente al Banco de Pagos Internacionales, pretende que se emitan “monedas digitales de los bancos centrales” (Central Bank Digital Currencies, CBDC) y que se conviertan en un instrumento seguro de pago como consecuencia del respaldo de una autoridad central (a diferencia de la mayor parte de las criptomonedas).

Bien es verdad que ningún banco central ha abordado este tipo de emisiones de forma exclusiva todavía, pero se ha iniciado los primeros estudios sobre la introducción de las monedas digitales. Destacan los trabajos desarrollados por el Banco de Inglaterra, Banco Central Europeo, Banco de Noruega, Banco Central de Canadá y el Banco Central de China.
¿Qué supondría la emisión de una moneda digital? A primera vista, un complemento a otras formas de dinero digital ya existentes (como son las reservas de los bancos comerciales y otras instituciones financieras que mantienen en los balances de los bancos centrales).

¿Qué supondría la emisión de las CBCD? Un cambio sustancial en la seguridad jurídica del uso de las monedas digitales. No serían criptomonedas de circuito privado sino monedas de curso legal; a diferencia de monedas virtuales como Bitcoin, serían de emisión pública y su valor sería más estable. Además, gracias al uso de las CBCD se mejoraría sustancialmente mejorar la eficiencia en la liquidación de transacciones públicas y privadas, con una reducción del coste de las mismas, y las transferencias podrían desarrollarse sin necesidad de un intermediario (peer-to-peer), aunque con el control y supervisión del banco central.

Pedro Martín Molina

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here